Con su pokemon hipnotiza una chica.


  • 10 noviembre, 2016
  • Staff Evas

Me desperté sintiendo una dulce música (Música) , abrí lentamente mis ojos y ahí la vi, el único pokemon que conozco, el Jiglipuff, esos dulces ojos tiernos como el azúcar y dulces como la miel, esa hermosa boca debía ser mía..

Me levante cautelosamente y ella se acerco, ingenuamente extendí mi mano en señal de amistad, ella la olfateo y la lamió, eso me éxito muchísimo, salte con todas mis fuerzas y la atrape ella, se resistió pero mi excitación me daba una fuerza sobrehumana.

Trato de usar su ataque de sueño, apenas empezó a cantar me la encule, de una dio un grito largo de dolor y placer (sonido) fue muy excitante, todo mi ser se estremeció cuando llegué al clímax, Jiglipuff se calmo, sentía su entrepierna mojada y punzante

Ella me miro yo la solté, ella quedo arrodillada delante de mi yo me arrodille, y ella comenzó a mamarme como una experta, pasaba su lengua encima de mi polla, de arriba abajo, era grandioso, cuando se dio cuenta que estaba por tener mi orgasmo comenzó a subir y bajar lentamente para hacer durar el placer mas tiempo, esa fue la mejor mamada del mundo, los dos nos quedamos rendidos en el suelo descansando, yo tome mi pokebola y ella sin decir nada entro en ella, y ahora ya tengo otro pokemon mas y ya era hora de partir Ciudad Verde y a la victoria.

Después de dos horas de caminata conseguí encontrar Ciudad Verde y al gimnasio el cual era enorme .

Escuche en el centro pokemon que el líder era una chica de nombre Ling, me escabullí dentro del gimnasio para poder ver si descubría algo que me ayudase a ganar, al verla quede de boca abierta, era una joven muy bien desarrollada, su pelo largo y negro, sus ojos eran verdes como unas esmeraldas, sus labios delgados y muy delicados de color rojo, sus pechos eran grandes redondos y muy bien parados, y su trasero era perfecto, ni grande ni chico, solo perfecto.

Sabia que ella debía ser mia, se me ocurrió utilizar mi Jiglipuff para hipnotizarla.

Salí de las sombras y le dije he venido para retarte, se asusto por un segundo, pero luego dijo: ¿Quien eres tú? respondí de inmediato mirándola fijamente. Soy Matt, de pueblo Paleta y estoy seguro de que ganare, ella rió, pero acepto el reto, apenas se dio media vuelta, deje salir a Jiglipuff de la pokebola y le ordene que la hipnotizara, de inmediato cumplió mi orden, Ling no pudo resistirse al poder de Jiglipuff, de inmediato entro en un trance profundo en el cual yo le di ciertas ordenes, le dije: eres mi esclava, me obedecerás en todo momento y lugar, de ahora en adelante te sientes muy enamorada de mi, harás todo lo posible por complacerme.

Impartidas estas ordenes, la saque del trance.

Al despertar me miro y sin pensar se acerco y medio un beso. Le dije: ¡desnúdate y después te arrodillaras y me harás una buena mamada! ¡Como por arte de magia lo hizo! Se saco la ropa lentamente, se quito sus pequeñas bragas, las cuales me guarde como un recuerdo, sus senos estaban perlados de sudor, eso me excito, apenas abrió mi bragueta mi pené se disparo duro como piedra, la pobre solo podía tragarse la mitad de mi verga.

De una sola embestida se la hice tragar, parecía que moría de placer, su cara era de puro placer, le ordene que se tirase en el suelo y parara su hermoso culito, el cual era rozado como el de un bebe, le dije a Jiglipuff que le lamiera el coño, con una sonrisa Jiglipuff comenzó a hacerlo, con mi verga ya ensalivada no me pude resistir de penetrar el culo, la visión de ese ano me excito, mientras Ling gemía de placer puse mi gorda y dura verga en la puerta de su culo, introduje de a poco pero no me resistí y la introduje de un solo golpe, ella gemía y gritaba de dolor y placer al mismo tiempo que la penetraba por el culo con toda mi fuerza, yo masajeaba y moldeaba sus grandes tetas, sus gemidos eran algo que me excitaba mas y mas, me di cuenta de que estaba por terminar y decidí descargar todo mi jugo dentro de ella, lo hice, ella dejo de gemir y solo se quedo quieta junto a mi en el suelo.

Aunque estaba sin fuerzas le ordene que me montara, lo hizo como por arte de magia, su ritmo era rápido, delicioso, ella tenia múltiples orgasmos, muy pronto me corrí dentro de ella, fue magnifico, le dije que descansara de inmediato, lo hizo, era sorprendente, era como un robot a mis ordenes, decidí quedarme un tiempo en ciudad verde.

Lo demás, es otra historia…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *