Lo que hace una por un aumento.


  • 6 junio, 2016
  • Staff Evas

Relato: Lo que una hace por un aumento

  Soy una chica de 25 años y quiero contarles mi confesion, me dicen que soy una chica muy atractiva, con lindo cuerpo y lindo rostro, a pesar de que soy joven, soy divorciada, ya que me case a los 18 años y mi matrimonio solo duro 4 años. Hace un año trabajaba en una empresa muy exitosa y fue ahí donde tuve la expercienca mas hot de mi vida, resulta que ya llevaba ahi algunos años trabajando, y sentia que estaba estancada en el mismo puesto, yo veia que otras personas avanzaban, pero yo a pesar de que le echaba muchas ganas no lo lograba, esto me afectaba mucho ya que lo que me quedo de mi matrimonio fue una hipoteca por pagar, y con el sueldo que tenia se estaba haciendo imposible.

Un día, nos avisaron a varios de los que trabajabamos ahi que habia un puesto muy bueno que se acababa de desocupar, era el de asistente de mi jefe, que por cierto, era el dierctor de la empresa, el sueldo era bueno, y ademas habia muchas oportunidades de sobresalir en ese puesto, así que no queria dejar pasar la oportunidad. Lo primero que hice, y que nunca habia hecho, fue acercarme a mi jefe y decirle que iba a concursar por el puesto, el casi no hablaba mas que con los gerentes, asi que solo me deseo suerte sin decir mas.

Se tenia mas o menos un mes para buscar a la persona que ocuparia el puesto, asi que decidi aplicarme como nunca para conseguirlo, empece a llegar mas temprano y a salir mas tarde de mi horario, mi salida normal era a las 6:30 pm, pero empece a quedarme hasta las 8 o 9 pm para asacar adelante el trabajo y de ese modo destacar… De hecho, me empece a dar cuenta que yo era la ultima en salir. Sin embargo, era tambien comun que mi jefe saliera tarde para atender sus asuntos, el es un hombre como de 55 años, pero muy atractivo, siempre portando un elegante traje, muy inteligente, casado, exitoso en todos los sentidos, pero muy serio. Al paso de algunos días, yo queria hacerle notar que estaba saliendo tarde, asi que esperaba a que el saliera para que por lo menos me notara, y asi fue.

Al paso de los días, el empezo a despedirse de mi, y poco a poco empezamos a cruzar algunas palabras. Un día, antes de salir se acerco a mi cubiculo y empezo a preguntarme respecto a mi vida, se entero que llevaba 2 años sin subir de puesto, que era divorciada, aun recuerdo que me dijo que era muy joven para ya ser divorciada, asi que poco a poco empezamos a tomarnos cierta confianza.

Un día, noto que yo regresaba a mi casa en taxi, asi que se ofrecio para llevarme a casa, de camino pudimos platicar mucho, la cosa fue que el empezaba a gustarme mucho y aunque yo trataba de disimularlo, en buena parte porque yo tenia novio, era claro que el se daba cuenta que me atraia, aunque en realidad segui siendo un tanto distante conmigo, y yo con el tambien, ya que no me sentiria comoda en insinuar algo asi, ya que me parecia poco profesional.

Un día, las cosas cambiaron drasticamente, como de cosutmbre, ya era tarde, un poco mas de lo normal, como las 9:50 pm, estabamos solos en la oficina, mi jefe salio de su despacho y me pidio que fuera, asi que lo obedeci, entrando a su oficina, estaba el, con una actitud que jamas hubiera imaginado, me vio fijamente y me pregunto -¿Te interesa mucho tener el puesto?- a lo que timida le conteste que si, en ese momento, tomo su pene por encima del pantalon y dijo -Pues entonces ganatelo- Me quede conjelada, no supe que hacer, asi que sin decir nada sali caminando de prisa hacia mi cubiculo, estaba sudando frio, me sentia confundida e insultada, yo sabia que eso era muy comun en las empresas, pero jamas pense que me sucediera a mi… Pero al llegar a mi cubiculo, mientras metia rapidamente todo a mi bolsa, algo extraño paso por mi mente… y por alguna razon hice una pausa, y regrese a su oficina, entre timida y segura entre y le pregunte -¿Que debo hacer para tener el puesto?- El se sonrio satisfecho como sabiendo que yo iba a regresar y dijo -Soy un hombre con mucho estres, asi que debo saber si mi asistente me va a servir de algo, ¿crees que puedas cubrir el puesto?- Muy timida, y sintiendome muy humillada le dije que si, entonces el bajo el cierre de su pantalon, saco su pene y me dijo – Entonces ven y muestrame si sabes ser servicial puta- Senti horrible cuando dijo eso, pero en verdad necesitaba el dinero, y ademas, no podia negar que ese hombre me atraia demasiado, asi que me arrodille frente a el y empece a chuparsela, cuando tome conciencia de lo que estaba sucediendo me senti muy humillada, reducida a un objeto sexual, aunque, en el fondo, eso me estaba exitando como nunca. En eso el saco su miembro de mi boca, me tomo del rostro y empezo a masturbarse frente a mi, no podia creerlo, el iba a eycaular en mi cara, yo nunca le habia permitido a nadie hacer eso, pero permaneci inmovil mientras el me veia mastrubandose… En eso, el empezo a arrojar todo su semen en mi rostro, yo solo cerre los ojos y continue de rodillas, quede toda cubierta. El se guardo el pene, fue al baño de su oficina y me paso papel de baño, solo dijo- Limpiate perra, no quiero que ensucies mi alfombra- No supe que decir, asi que solo me limpie el rostro, lo mire confundida, sali caminando de prisa, tome mis cosas y me fui, en esa ocacion, no me llevo a casa asi que tome un taxi, era muy tarde ya… Llegue a casa y solo empece a llorar desconsolada, me sentia una puta que chupa penes por dinero…

Al siguiente día, fui a tabajar normal, aunque estuve todo el dia muy seria, cuando paso mi jefe, no pude ni verlo a la cara, el estaba como si nada, de hecho me pidio unos documentos como si nada hubiera sucedido…. Yo estaba demasiado confundida, de nuevo, se me junto el trabajo, y ya era tarde…. Como a eso de las 10:30 pm, de nuevo quedamos solos, asi que de nuevo, el me llamo a su oficina, no sabia que hacer, sabia lo que iba a suceder… pero aun asi, muy timida fui, esperando que lo que habia pasado la noche anterior permitiera que tuviera el puesto y solo olvidarme de lo sucedido. Pero en cuanto entre a su oficina, me dijo – acercate ramera, ponte de rodillas, porque aun no te haz ganado el puesto- Jamas me habia sentido peor, aun asi me acerque y lo obedeci seria y triste… Aunque muy exitada. De nuevo comence a chupar su miembro, al paso de algunos minutos, el me dijo- Levantate, subete la falda y bajate el calzon puta- En silencio, solo lo hice, estaba demaciado caliente, confundida, una parte de mi queria que todo acabara y otra que continuara, en eso, el me penetro con fuerza, yo no pude evitar gemir por el placer, el se empezo a reir – Eres una golfa, ¿lo sabias?, por eso te quedas hasta tarde, ya estas aprendiendo a desquitar tu salario, ¿Vas a ser una buena asistente?- Me preguntaba, solo conteste – Si señor- despues de penetrarme como 10 minutos, el me saco el pene de la vagina y se acerco a mi ano, yo me tape y le dije rapidamente- No lo haga por favor, jamas lo he hecho y no creo que me guste!!- El me dijo- ¿Que no quieres el trabajo perra? Si nunca lo haz hecho, pues yo te voy a estrenar, y mas vale que te vayas acostumbrando- Dicho eso empezo a penetrar mi ano, el dolor fue insoportable, asi que no pude evitar gritar, y fuerte, el se molesto mucho – Callate estupida perra! Si te escuchan van a venir los de seguridad, y si eso pasa, te olvidas de trabajar aqui- Me grito, asi que tome valor y soporte sus arremetidas una y otra vez, empece a llorar del dolor, y de lo humillada que me sentia, empece a preocuparme, pues el no estaba usando condon, despues de un rato, decidio regresar a mi vagina, donde sigio dandonse placer, – Tu ex esposo es un idiota en desperdiciar tu cuerpo, ¿Te gusta que te la meta golfa?- Solo le decia – Si señor- entonces el empezo a eyacular dentro de mi vagina, al finalizar, saco su pene, lo sacudio, yo me quede inmovil, asi que el fue a su escritorio, se sento y solo dijo mas calmado – Puedes retirarte- No dije nada, solo lo hice, fui de nuevo intentando caminar rapido a mi cubiculo para tomar mis cosas e irme, pero no podia hacerlo bien, porque mi ano me dolia terriblemente, tome mis cosas y fui al elevador, note que gotaba un poco de semen por mis piernas asi que pase rápido al baño a asearme un poco, era ya muy tarde, como las 11:45 pm, cuando pase por la recepcion, los de vigilancia se me quedaron viendo como estupidos, ambos se sonrieron, uno solo dijo – Que descanse licenciada- No le conteste, era obvio que sabia lo que habia sucedido. Como no pasaban taxis tuve que esperar como media hora hasta que mejor decidi marcarle a uno para que viniera, el auto de mi jefe ya habia salido hace tiempo… Llego el taxi y le pedi que fuera a alguna farmacia abierta, donde fui y compre una pastilla del dia siguiente, para no embarazarme, ya que mi jefe eyaculo en mi vagina.

Llegue a casa y de nuevo llore y llore, me bañe, no pude dormir… Así paso toda una semana, y bueno, si se preguntan cual fue le final, me dieron el puesto, dure ahi como 8 meses, al poco tiempo me acostumbre, y empece a aceptar que ese trato me gustaba, solo fueron 8 meses porque la esposa de mi jefe se dio cuenta de lo que sucedia asi que lo presiono para que me despidiera, fui afortunada, como el no quiso exponerse a una demana me hizo firmar una carta de renuncia a cambio de una jugosa cantidad, suficiente para loquidar lo que restaba del pago de mi casa y aun sobraba, haca casi un año que no tabajo ahi, y escribo esa confesion, porque en el fondo, extraño estar a la disposicion de un verdadero macho alfa. En fin, esa es mi confesion… Espero que les haya gustado.

Un Comentario en “Lo que hace una por un aumento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *