¿Por qué los hombres quieren sexo y las mujeres amor?


  • 3 diciembre, 2015
  • Staff Evas

Bien dicen que en la guerra y en el amor todo se vale. Bajo este precepto nos queda claro que el sexo no es garantía ni sinónimo de demostración de amor. Así como también podemos entender que para amar o formar una pareja no es indispensable enamorarse, ya que el enamoramiento tiene nada que ver con el amor.

Según el escritor y psicoterapeuta José Luis Cano Gil, “enamorarnos significa simplemente identificarnos y/o idealizar en extremo a alguien, que generalmente representa lo que nosotros ya somos consciente o inconscientemente, o quisiéramos ser. También es una forma de sublimar determinados sentimientos y carencias: deseo sexual, soledad emocional, narcisismo personal. En otras palabras, solemos enamorarnos precisamente de las personas que alivian nuestros deseos y conflictos íntimos en un momento dado. El enamoramiento es, en otras palabras, ¡un síntoma neurótico! Por eso, cuanto más vacía, inestable o dependiente es una persona, tanto más enamoradiza suele ser, y más intensos y breves suelen ser sus romances. El culto a la “pasión” de estas personas es básicamente una droga para escapar de sus problemas internos, y para evitar el “riesgo” (para ellas) de las relaciones profundas y comprometidas”.

Coincido con Cano Gil en que amar es cosa de personas afortunadas. El especialista comenta que “el amor no es, así, un mero sentimiento, ni un deseo, ni un placer, ni una obsesión. Se trata, en definitiva, de una capacidad, un talento, un arte que depende directamente de nuestra salud y madurez psicológicas. Debemos entender el amor de pareja maduro como un vínculo psicofísico entre dos personas gracias al cual éstas pueden crecer y desarrollar lo mejor de sí mismas. Es decir, cualquier relación que no nos ayude a sentirnos mutuamente más sanos, adultos y libres no debería ser considerada genuinamente amorosa. Naturalmente, el amor sólo es posible sobre la base de grandes cantidades de confianza, autoestima y compromiso mutuos, lo que a su vez requiere que hayamos superado mínimamente nuestro narcisismo infantil. No podemos amar si no fuimos amados y, por tanto, si no podemos ver, respetar e incluso ocuparnos de los problemas de los demás”.

Teniendo estos conceptos claros, y sabiendo que el sexo además es un simple intercambio de placer y que no es amor, ni produce amor, ni va ligado necesariamente a amor alguno, resulta interesante el porqué los hombres quieren, se inclinan por sexo y las mujeres amor. Y esto no es así porque yo lo diga, sino porque los estudios lo comprueban.

Según me comenta Selene Berrecil, el equipo de Head Hunter Sociales, psicólogas expertas en relaciones de pareja de Seis Grados, agencia líder en el servicio de Matchmaking personalizado (@seisgrados), al menos el 70% de ellas no echaría de menos el sexo si no lo practicaran durante años.

El motivo es que las gratificaciones que los hombres encuentran en el sexo, las mujeres las encuentran a través de los sentimientos. Instintivamente el género masculino busca preservar la especie y el femenino formar un hogar. Para la mayoría de ellas las relaciones íntimas son el resultado del amor e intercambian sexo por cariño, mientras que la mayoría de ellos ofrecen afecto a cambio de sexo.

Entender por qué los hombres desean sexo está claro. Ahora bien, si la mujer busca amor, ¿qué es entonces lo que le atrae de un hombre? Señores, acá seis factores encontrados por las especialistas en sicología de Seis Grados, de los criterios que aplican las mujeres para valorar a un hombre como atractivo y entender qué es lo que realmente ellas desean.

1. Hazla reír

Un hombre con sentido del humor está en la primera posición, o muy cerca, de casi todos los sondeos sobre lo que una mujer encuentra atractivo. Cuando una mujer se ríe, su cerebro libera endorfinas, reduciendo el estrés. Las mujeres entienden que un hombre que puede ver la parte buena de la vida resultará beneficioso para su salud y bienestar a largo plazo. El humor atrae a las mujeres.

2. Comunícate

En lo más alto de todas las listas femeninas se encuentra un hombre dispuesto a escuchar a una mujer. Si usted es hombre, añada algún detalle personal cuando ella le esté contando algo sobre ella. Esta clase de cosas crean intimidad y empatía.

3. Hombres que cocinan

Para una mujer, el hecho de que la lleven a cenar le parece muy seductor, aunque no tenga hambre. Si este mismo hombre cocina, se postula para ser un ganador entre las chicas. Es la demostración de que el hombre está dispuesto a cuidar de ella. Si usted es hombre, apúntese hoy mismo a clases de cocina.

4. ¡A bailar!

El único fin del baile es atraer la atención de los demás con una motivación básica: el sexo. Cuando las parejas bailan, se suelen agarrar e imitar los movimientos del otro, para atraerse mutuamente. Sólo uno de cada ocho hombres viene equipado con un “interruptor de ritmo” que le permite sentir los tiempos de la música. Sin embargo, la mayoría de las mujeres lo llevan incorporado. Si usted es hombre, y además sabe bailar, nunca le faltarán citas, si no, inmediatamente después de terminar con las clases de cocina, inscríbase a clases de baile.

5. Seguridad

Las mujeres se sienten inseguras sobre tres cosas: su aspecto, su economía, y si las quieren o no. Una mujer quiere que le digan que está guapa, que huele bien, que sabe bien y que es suave al tacto. Decirle lo bonita que está, alabar su estilo o expresar admiración por su trabajo hace que la mujer se sienta segura de sí misma sexy, abriendo las posibilidades de tener sexo con esa persona que le demuestra su cariño.

6. Hombres con ambición

Estudios afirman que los hombres carentes de metas son indeseables a los ojos de las mujeres, y que ellas darán por terminada una relación con un hombre perezoso, que no tenga trabajo y no pueda proveer. Por eso, el hombre que trabaja duro y tiene metas profesionales resulta deseable para la mayoría de las mujeres.

Y recuerda: ¡a sonreír, agradecer y abrazar tu vida!

¡Gracias por existir, compartir y estar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *