Sucedió en Acapulco.


  • 9 julio, 2016
  • Staff Evas

Esta historia sucedió en el puerto de Acapulco hace aproximadamente 10 años, para entonces yo tenía 24 años. El viaje a Acapulco fue planeado para visitar a un familiar que se encontraba enfermo y mis papás decidieron que fuéramos a visitarlo en el puente del 15 de septiembre. Llegamos al puerto y nos dirigimos a casa de mis tíos y todo transcurrió normal.

En la noche decidimos ir mis primos, primas y mis hermanos al Baby’O a bailar, yo para ese entonces tenía novia y estaba perdidamente enamorado de ella así que él ir a bailar no me hacia muy feliz puesto que la extrañaba mucho, pero en fin al final fui.

 

Bueno lo de costumbre, pagas tu cover, te dan una mesa y pides la botella, unos salieron a bailar, otros a dar vueltas y yo me quede en
la mesa contemplando a las mujeres que ahí se encontraban que por cierto las personas que conocen el Baby, no podrán negar que la mejor gente y las niñas más guapas van ahí. Pero bueno continuando con el relato, estaba sentado en la mesa con mi primo platicando cuando es eso pasa una niña cerca de la mesa y no podía pasar ya que el pasillo se encontraba hasta la madre de gente, en eso me dice
-me puede sentar tantito, yo le conteste como quieras, se sentó a esperar a que pasará la gente y me dijo gracias se paró y siguió su camino. La verdad es que no me fije realmente como era y seguí platicando con mi primo.

Como a la media hora, me tocan el hombro, volteo, y era ella diciéndome me regalas hielos, claro toma los que quieras, se sentó y empezó a servirse los hielos. Pensaran que mamon tipo, déspota, desgraciado, etc… que no le sirvió los hielos como todo un caballero, pero mi cabeza se encontraba en México pensando en mi novia y no quería dar lugar a ligar. Siguió sentada en la mesa y yo dándole la espalda seguía platicando con mi primo. En eso me dice:

Cómo eres!!!!

Y yo, ¿cómo soy de que? pregunte girándome (obviamente todo esto en voz alta por el volumen de la música).

Sí defínete como eres.

Puta madre!!! pensé, Psicóloga la niñita.

Le respondí con ganas de que me mandara a la chingada ya que
no tenía la intención de ligar, ya que amaba a mi novia y para mi no había otra mujer más que ella.

Le dije, mira soy muy mamon, me caga bailar, que encanta la peda y soy muy cachondo. Cómo ves?

Me contesto con algo que yo no me imaginaba iba a pasar, y fue, pues yo también.

Tu también que????

Yo también soy muy cachonda.

 En ese momento cruzaron por mi mente muchas cosas, no supe
que decir y quede como un pendejo, mmmm, haaaaa, hemmm, no encontraba la palabra adecuada para salir de la situación. Hasta que me dijo quieres bailar, ya te dije que me caga, ándale conmigo te va a gustar.

Ya bailando, empezó a bailarme de una forma muy cachonda, se me pegaba hasta que no puede más y me provoco tremenda erección, ella dándose cuenta, más se pega sintiéndola, me besaba el cuello, mordía mis orejas, mi pantalón parecía carpa de circo, le dije vamos a sentarnos. Ya en la mesa, estuvimos fajando un rato, ella metía su mano por mi pantalón y me masturbaba yo le acariciaba las tetas. Después de un rato me dijo, nos vamos.

Le pedí el coche a mi primo y nos fuimos, ya en el coche no parábamos de tocarnos, le subí la falda, le quite la tanga que traía y le metía los dedos, era delicioso sentir lo mojada que estaba y lo caliente que se sentía su interior, sacaba los dedos y los chupaba para saborear eso jugos.

Me dijo, tienes lugar? Le respondí que no, ella dijo vamos a mi casa. Llegamos a una villa en el Princess, nos sentamos en la sala, preparo
unos tequilas y empezamos a quitarnos la ropa, una vez desnudos la senté en el sillón con las piernas abiertas y empecé a lamerle la concha, se retorcía de placer, sus manos en mi cabeza la presionaba contra su entrepierna, hasta que tuvo un orgasmo, nunca había visto a una mujer que eyaculara, le escurrían gran cantidad de líquidos con un sabor muy agradable.

Me cambio de lugar y empezó a darme tremenda mamada, bajaba la lengua por mis huevos hasta llegar a la entrada de mi culo, dándole pequeños lengüetazazo y yo sintiendo delicioso. Seguía mamando hasta que siento un dedo entrar en mi culo, di un pequeño salto y dejando de mamar pregunto, te gusta? A lo que respondí me encanta sigue.

Cambiando de posición la puse de perrito, y empecé a lamerle el culo, le metía los dedos en la concha, después un dedo en el culo y otro en
la concha, era cachondisima la situación. En eso me pidió que se la metiera en el culo y poco a poco dilatándoselo con varios dedos se la metí. Era una vista impresionante, ver a esa niña comiéndosela por el culo WOW.

Esa noche realizamos varias posiciones y fue tuve una tremenda venida que le llene la cara y pechos de mi leche. Por cierto era una niña bronceadita, ojos negros muy bonita y cuerpo normalito, eso sí buena nalguita.

Cabe mencionar, que ella fue a Acapulco con un grupo de amigas a su casa y por eso se pudo ahí, por cierto mientras cogíamos en la sala fuimos observados por las amigas que entraban a la casa con sus distintos ligues, mientras pasaban a otras partes de la casa a hacer lo mismo que nosotros.

Ya de regreso a México tuve mi castigo, en el próximo relato les contaré cual fue. Se llamará DE REGRESO A MÉXICO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *